Soy yo.

Escrito por trompeta-sangre 05-08-2010 en General. Comentarios (0)

05/08/2010

Te acuerdas de mi ¿verdad?
Ahora visto del blanco de la pureza, pureza que me otorgó el Altísimo para darme lo más importante que me podía dar, la gracia smás importante que jamás concedió a nadie, la de ser la Madre de Dios.

Maravillosa foto de Don Luís Manuel Jiménez.

Y es normal que te acuerdes de mi, recuerdas aquel Martes Santo, fue algo muy especial. Te miré a la cara porque sabía que lo necesitabas, y porque yo también necesitaba ver que mi pequeño se había recuperado y estaba ahí a mi lado, disfrutando como tan sólo tú sabes hacer, yo giraba y me encontré contigo, una mirada emocionada, un amor encendido y una pasión que nacía.

Sé que ahora lo recuerdas como uno de los mejores momentos de tu viaje, no sólo tú, sino también tu familia y amigos. Para mi llenó de amor mi palio, en el que tú te colaste durante unos minutos para estar conmigo, para demostrarme que el amor puede con todo, incluso con un cansancio díficil de superar.

Ahí estabas tú, no me dijiste nada, estabas tan cansado y sin embargo con tu dulce mirada me lo dijiste todo, me dijiste sin palabras que cuidara de los tuyos, que tu única motivación para estar bien era estar con los tuyos y llenarles del amor con el que siempre caminas.

Por eso, hijo mío, jamás podré olvidar ese momento a las puertas de mi casa, cuando fuí tu Candela y tú mi pequeño más humilde, porque fue la despedida perfecta a un Martes Santo maravilloso en el que me acompañaste y me rogaste, y fuiste el mayor amor que pude encontrar.


Para mi amor...

Trompeta-sangre